La despedida…sólo por ahora

•junio 30, 2011 • Dejar un comentario

Nos vamos gente, por lo menos por un rato, no nos extrañen.

En estos cuatro meses de existencia hemos intentado desarrollar una humilde crítica hacia los medios de comunicación.

Por esto mismo, y para no ser menos, les dejamos una conclusión sobre todo lo que expusimos en este tiempo. La titulamos “La contaminación virtual” y dice así:

Gracias a la expansión cada vez más acelerada de la producción y el consumo de tecnologías, podemos afirmar que hoy en día nuestras vidas son reflejadas por aquellas pantallas virtuales que conforman esta “nueva era digital”.

Esas especies de “cajas” repletas de información, contenidos y símbolos nos conectan y nos acercan hacia las grandes sabidurías del mundo. Parece ser que las nuevas tecnologías reafirman nuestra existencia, son un escudo que nos “protege”. Pero sin embargo, nos dejan exentos de contexto y sobretodo de historia. Hoy la vida es sólo presente, el pasado se ignora y el futuro ni se considera. Se vive al instante, en la inmediatez.

Así, se puede navegar a través de los ríos de la experiencia virtual, sin riesgo alguno, para vivir y compartir sin siquiera movernos de nuestros confortables sillones.

El poder, es un concepto que entiende la capacidad que se tiene para actuar de acuerdo a la consecución de propósitos e intereses propios; la capacidad de intervenir el curso de los acontecimientos y afectar sus resultados para influir las acciones de los otros.

Tanto el poder político como el económico necesitan, por lo tanto, del poder simbólico, el cual es manipulado y usado como herramienta para sostener una línea de propósitos.

Este poder simbólico consiste en una producción, reproducción y circulación de formas simbólicas significativas.

Es por esta razón que las posiciones de poder necesitan de los medios para aumentar la capacidad de acción e influencia implantando y desarrollando modos de vidas, creencias, rituales.

La mediatización de la cultura, es decir, la expansión y propagación de significados simbólicos, fueron conformándose en la producción y circulación masiva de aquellos sentidos que conforman cada sociedad. Para esto, se necesitó de soportes técnicos tales como los medios de comunicación para lograr el desarrollo de las industrias dedicadas a establecer gustos y estéticas.

Es fundamental tener en claro que los receptores de hoy en día no son receptores pasivos. Ahora, conversar, debatir, argumentar y discutir se hace en torno a las agendas impuestas por los medios de comunicación, más allá de cualquier interpretación individual.

Por esta razón el poder tiene como raíz los medios de comunicación, de los que necesita para poder crecer, para que esos temas de los que se habla sean los que él trata de instaurar.

El mundo se ha convertido entonces en una “aldea global”, donde todas las culturas se exportan hacia otros países, donde sin pausa, avanzan los imperios económicos, y no cesa la lucha inagotable por ser dueño del “monopolio de la palabra”.

Cada empresa quiere dedicarse a vender lo suyo, lucrar,  y tratar de ser “referencia” mundial. Es así como podemos simplemente mirar al lado nuestro, y sin esfuerzo observar el nombre de por lo menos 2 o 3 marcas internacionales que están y forman parte de nuestra cultura, traídas por el efecto de la globalización.

Por último, quisiéramos destacar una frase del autor Jesús Martín Barbero, con respecto a los discursos de poder dictados por los medios, aquellos que conforman la globalización, aquellos que marcan estilos de vida:

“…de poco sirve que la gente diga no ‘creer’ en ese discurso si es desde él que actúa y ve el mundo, si es a su través que el acontecer del mundo significa y que esa significación es consumida”.

Bueno, esto ha sido todo, nos despedimos de ustedes gloriosamente…como sea, pusimos todo lo que pudimos. Será hasta muy pronto y buena vida!

Ah! Como una última perlita les dejamos esta declaración de Paul Maccartney sobre los medios de comunicación, está muy buena.

 

Danaé y Laureano

La pantalla encantada

•junio 30, 2011 • Dejar un comentario

El mundo de hoy nos aporta información ilimitada y veloz, que se infiltra sin esfuerzo por nuestros poros, sin filtro alguno. Esto crea una cierta “dependencia”, aquella necesidad de saber, saber un poco de todo y ahora mismo.

Así, a través de las pantallas, fuente inagotable de entretenimiento para los jóvenes, se concretiza un plan de mercado, completamente encantador y regulador de ritmos de vida.

“Como no quisieron pagarle sus servicios, el flautista, furioso, decidió vengarse raptando a los niños de aquel ingrato pueblo. Los conduciría por espesos bosques y altas montañas para finalmente despeñarlos en un precipicio. Sus padres jamás volverían a verlos. Para ello no era suficiente su flauta mágica, sino algo más poderoso. Optó, entonces, por encender el aparato televisor: los niños, encantados, lo siguieron hacia su perdición”. (René Avilés Fabila Cuentos y descuentos”)

La televisión tiene a gran parte de los jóvenes bajo encantamiento. Aquella pantalla virtual resplandeciente, mantiene la mirada intrigada y fija. Se dice mucho, pero se entiende poco. Todo es rápido, corto y al punto. Se vive lo instantáneo, y lo “lejano” no es un concepto que forme parte del lenguaje actual de la juventud.

Al parecer, no queda más remedio que lidiar contra esta “magia” que consume y hace consumir a algunas mentes más bien inocentes y otras, vacías de realidad en lo absoluto.

Danaé Jaimes

¿Nuevas manchas de nacimiento?

•junio 30, 2011 • Dejar un comentario

La imagen seleccionada en esta ocasión intenta mostrar la realidad que se desarrolla alrededor de un presente globalizado, que es producto de ese concepto. Alegóricamente, esta fotografía trata de sugerir la idea de que desde el mismo momento en que uno nace llega al mundo con marcas impresas sobre la piel, en el cuerpo, en la cabeza. Es el ámbito en el cual crecemos, nuestro hogar, nuestras familias, nuestros juegos están sellados por las marcas.

Las industrias se manejan copiando, tomando y haciendo suyos aspectos de la vida joven. Por un lado, las empresas pueden adueñarse de esas características propias del mundo juvenil o bien intentarán determinar, crear las particularidades de la “real juventud” según sus intereses. Es la búsqueda de la transformación de las marcas en algo “cool”.

El mecanismo más utilizado y más sencillo para poder cumplir con este cometido se dará en torno a los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, ya que como sostiene Roxana Morduchowicz  los jóvenes son los que se encuentran más inmersos en lo que se conoce como cultura popular. Esto es en primer lugar, porque son sus mayores usuarios, los hogares están mucho más equipados de tecnologías. En segundo lugar, porque “la cultura popular es uno de los pocos escenarios que les pertenece”. Y finalmente “porque los medios de comunicación y las nuevas tecnologías (…) son decisivos en la configuración de las nuevas formas de sociabiliadad juvenil”.

Este proceso se caracteriza por crear gustos, creencias, estéticas, identidades e identificaciones. Formas y modos de ver la vida teniendo como marco sólo la inmediatez y encerrados en lugares comunes para crear nuevas formas de sociabilidad.

Como uno de los rasgos más importantes de las transformaciones que las marcas realizan a través de los medios y las nuevas tecnologías se puede distinguir la nueva situación que propaga una necesidad de pertenencia por parte de los sectores juveniles. Pertenecer a algo, no importa a que, unirse bajo rasgos comunes, y si no se disponen, crearlos. Por esto mismo adscriben a “Culturas efímeras”, que se expanden tan rápido como se destruyen como por ejemplo el fenómeno Flogger.

Pero de todos modos no podemos cercar el análisis dedicado a un sector tan amplio y heterogéneo como es el juvenil a sólo este  tipo de ejemplos, estos estereotipos. Hay otra juventud que hoy, aún con las marcas tatuadas, está surgiendo con una notoria visibilidad. Grupos, organizaciones, grandes agrupaciones de jóvenes se movilizan en todo el mundo para generar cambios en las estructuras de la sociedad. Se enteran de la realidad y se comprometen con su transformación, porque, si bien se considera que es el sector más vulnerable a la influencia mediática, las masas juveniles siguen funcionando como una fuerza arrolladora, incontenible.

Laureano Larroza

La tecnología: una nueva dependencia juvenil.

•junio 23, 2011 • Dejar un comentario

Hoy, los jóvenes transcurren por una época en la cual las tecnologías son la herramienta básica para comprender el mundo en el que viven. A través de estas nuevas formas de comunicación, se asignan conceptos y sentidos que son parte del lenguaje actual.

En definitiva es, en parte, con estas tecnologías que los jóvenes crean sus relaciones, moldean sus personalidades y se sienten identificados con el resto de la sociedad, por el simple hecho de compartir ciertos instrumentos y saberes que le pertenecen a la gran mayoría de los jóvenes.

Este nuevo “idioma tecnológico”, es además una manera de entender nuestras realidades, y esta misma visión, generalmente no es la de algunas generaciones anteriores, ya que el desarrollo tecnológico era por supuesto menor comparado a los avances de hoy en día.

Se puede entonces decir que la cultura popular de los jóvenes está, en este momento histórico, completamente atravesada por todos aquellos dispositivos técnicos a los cuales se le dan múltiples usos, dando lugar a una cultura entendida como “cultura audiovisual y mediática” (Roxanna Morduchowicz).

El cotidiano de los jóvenes esta marcado y pautado en base a estas tecnologías que modifican hábitos y costumbres. Se ha generado una dependencia a partir de todas estas modernas y vastas formas de comunicar y relacionarse con los demás, “herramientas” que poco a poco, inevitablemente,  irán evolucionando.

Danaé Jaimes

ExpoBlog: debate sobre nuevas tecnologías

•junio 14, 2011 • Dejar un comentario

El lunes 6 y el martes 7 de junio se llevó a cabo por segundo año consecutivo la exhibición denominada “ExpoBlog” en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Esta consiste en una serie de conferencias con la idea fundamental de incentivar el uso de nuevas tecnologías, sobretodo de los blogs, en el marco de la comunicación.

Así pues, el encuentro del día lunes se realizó en el aula anfiteatrada de la institución, y a ella asistieron dos reconocidos bloggersLucas Carrasco y Jorge Gobbi. El primero de ellos no es comunicador de profesión, pero trabajo desde muy joven elaborando tareas periodísticas. El segundo es docente de la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, de donde es egresado.

Este último fue el encargado de comenzar la charla y en su exposición relató una pequeña historización de los blogs como una novedosa forma de comunicación. En ese sentido, Gobbi remarcó que actualmente los blogs ofrecen una amplia gama de posibilidades para el público en general, tanto para consumir contenidos como para producirlos.

De esta manera, también se abrió una nueva oportunidad para los comunicadores que se basa en la percepción de que este soporte digital les permite explayarse sobre temáticas que las empresas mediáticas no admiten, y así pueden sostener y mostrar sus pensamientos. Además esto conlleva la noción de hacerlo sin necesidad de lucro.

Luego de su breve discurso fue el turno de Carrasco. Él prefirió contar como es su experiencia con el moderno formato y como este se vincula con el mundo de la política. De este modo afirmó que cree esta es una alternativa muy provechosa para poder efectuar el trabajo periodístico por fuera de los medios tradicionales que están involucrados en intereses particulares.

Como ambos rectificaron, este nuevo modelo trae muchas ventajas para los comunicadores, incluso muchos periodistas lograron tener más visitas a sus blogs que la cantidad de lectores que consumen los diarios para lo cuales trabajan. Igualmente, las ventajas también llegan a todo aquel que quiera tener un blog.

Pero, como afirma Carrasco, hay que desconfiar, al menos un poco, de esta idea de libertad y democratización que generó la expansión de las nuevas tecnologías. Por empezar, no todos pueden acceder a ellas de la misma manera, y muchos ni si quiera tienen la posibilidad de obtenerlas.

Laureano Larroza

Blogs sin fronteras

•junio 14, 2011 • Dejar un comentario

La ExpoBlog 2011 se realizó el lunes 7 de junio en la Sala Anfiteatrada de la Facultad de Periodismo y Comunicación social de la Universidad de la Plata. Allí se reunieron dos “bloggeros”, Jorge Gobbi (Blog de viajes) y Lucas Carrasco (República unida de la soja), acompañados por los alumnos de la facultad, con la intención de discutir respecto a esta nueva manera de comunicarse.

La presentación, que se desarrolla por segundo año consecutivo, tiene como fin proyectar una mirada distinta sobre aquellas formas de transmitir información que ya no son las mismas que antes.

Hoy en día, a través de Internet, varios métodos comunicacionales han surgido con la idea de compartir instantáneamente una experiencia. Facebook, Twitter, y los blogs en cuestión, fueron estableciendose en la red hasta abarcar gran parte de la sociedad, creando un lenguaje diferente, guiado por la tecnología.

Gobbi nos cuenta que antes sólo existían los medios de comunicación tradicionales, como la radio, la televisión y los medios gráficos, a los cuales nos todos tenían acceso y por lo tanto, nos todos tenían la oportunidad de expresar sus ideas y pensamientos en forma masiva.

Gracias a Internet, una enorme cantidad de personas poseen blogs, a través de los cuales dan a conocer sus vivencias. El blog es un espacio en donde se eligen las discusiones, donde existe una participación por parte de los visitantes (ya que pueden dejar comentarios), y en donde uno puede hablar de sus intereses con un poco más de libertad.

Aquellos intereses están cada vez más ligados a los político, a lo tecnológico, a los viajes, entre otras temáticas, y son de carácter personal, con ideologías al respecto selladas por un nombre y un apellido.

Los blogs circulan actualmente por la red, traspasando fronteras, divulgando convicciones acerca de una amplia gama de temas, a partir de los cuales algunos opinan, otros argumentan, otros aprenden.

Danaé Jaimes

Resignificar la mediatización de la cultura

•junio 9, 2011 • Dejar un comentario

Este video muestra con recursos cómicos y sencillos una pequeña historización del progreso de la comunicación en base al desarrollo de las tecnologías.

Así, Fortino Mario Alfonso Moreno Reyes, más conocido como Cantinflas, comienza con las formas más prematuras de comunicación, las formas físicas,  aquellas inherentes al ser humano (o cualquier animal), ya sea a través de vías orales o bien por medio de la expresión física o gestual.

Luego abordará los cambios y avances más significativos en la comunicación, pasando a otros sistemas fundados, como diría Raymond Williams, en la aplicación de objetos y fuerzas exteriores al cuerpo humano, como por ejemplo el telégrafo o la televisión.

De esta manera, Cantinflas logra explicitar lo que denominamos como procesos de mediatización o mediatización de la sociedad. María Cristina Mata explica que “(…) la mediatización de la sociedad -la cultura mediática- nos plantea la necesidad de reconocer que es el proceso colectivo de producción de significados a través del cual un orden social se comprende, se comunica, se reproduce y se transforma, el que se ha rediseñado a partir de la existencia de las tecnologías y medios de producción y transmisión de información (…)”.

Las tecnologías han modificado y modifican constantemente nuestras vidas, cambian nuestra noción del espacio y del tiempo (toda comunicación se vuelve más cercana y a la vez rápida) y mediatizan la experiencia.

En consecuencia, se puede llegar a la idea de que el poseer esas tecnologías significa tener poder. Tanto el adquirir los medios de comunicación como las tecnologías es obtener poder. Este último sera utilizado  sobre los que no lo tienen para que quien lo detente pueda imponer sus sistemas de pensamiento. Por esto mismo los países periféricos estamos en la lucha para dejar de estar sujetos a los países desarrollados en cuanto a la producción de las tecnologías estratégicas, para lograr una independencia fáctica.

Laureano Larroza

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.